Saltar al contenido

Parvovirosis canina, síntomas y tratamiento (Tifus en los perros)

    Parvovirosis canina

    La parvovirosis es un virus peligroso que afecta sobre todo a los perros menores de 6 meses. Esta peligrosa enfermedad se propaga rápidamente y puede matar al animal en tan sólo unos días. ¿Quieres saber si tu perro corre peligro de contraer el tifus canino? Entonces sigue leyendo este artículo para saber cómo saber si tu perro está en riesgo.

    ¿Qué es la parvovirosis en los perros?

    La parvovirosis es un virus peligroso y contagioso que suele afectar a los perros menores de 6 meses. Además, es más probable que la enfermedad se transmita a animales que no han sido vacunados o que no han recibido una vacuna de refuerzo cuando eran mayores.

    Las razas de perros como el rottweiler, el doberman, el pitbull, el pastor alemán y el labrador también son más propensas a contraer el tifus. El virus puede transmitirse a un animal a través de sus heces o de objetos y ropa que hayan estado en contacto con perros enfermos. Por lo general no hace daño a las personas, pero sí a los gatos, cerdos y pollos.

    Síntomas

    El tiempo de propagación del virus es de entre 4 y 14 días. Durante este tiempo, ataca el músculo cardíaco, el sistema digestivo, los ganglios linfáticos y la médula ósea del animal. También daña el estómago y los intestinos. Otros signos de parvovirosis a los que debemos prestar atención son:

    • Fuerte dolor de estómago.
    • Pérdida de apetito.
    • Fiebre.
    • Deshidratación.
    • Vómitos.
    • Diarrea con sangre.

    Los síntomas de la enfermedad pueden ser diferentes según el estado de salud del animal y el funcionamiento de su sistema inmunitario. Cuando los cachorros son jóvenes, la parvovirosis se produce rápidamente y puede adoptar la forma de un infarto, que dificulta el funcionamiento de todo el sistema cardiovascular. En este caso, la circulación del animal suele detenerse y muere enseguida. La enfermedad avanza más lentamente en los perros de más edad, y éstos no suelen mostrar ningún signo de parvovirosis.

    ¿Cómo se trata a un perro con parvovirosis?

    Tras realizar una prueba para ver si el virus está en el cuerpo del animal, el veterinario comienza el tratamiento rehidratando al perro, compensando las pérdidas de electrolitos y reforzando su sistema inmunitario.

    La terapia con antibióticos también es importante porque reduce el riesgo de complicaciones bacterianas. Cuando la enfermedad afecta a los intestinos, también se trata con un ayuno completo que dura hasta que cesan los vómitos y la diarrea. Lo más probable es que el perro viva o muera en función de la rapidez con que se inicie el tratamiento. Si el animal es atendido por un veterinario a tiempo, sus posibilidades de vivir son mayores. El perro enfermo debe ser llevado a un centro que esté abierto las 24 horas del día, los siete días de la semana. Allí podrá recibir los electrolitos y medicamentos que necesita en cualquier momento, porque debe estar vigilado constantemente.

    Una vez terminado el tratamiento, debe comer de forma que no empeore la mucosa gástrica dañada. Esto es muy importante porque el virus de la parvovirosis dificulta la digestión de los alimentos y la absorción de nutrientes por parte de estos órganos.

    Hay que dar al perro una alimentación regular poco a poco y un lugar tranquilo para descansar. También es importante dar a la mascota vitaminas y medicamentos recetados por el veterinario que ayuden a que el hígado funcione mejor.

    ¿Cómo evitar la parvovirosis?

    Entre los 6 y los 8 meses de edad, debemos vacunar a nuestra mascota para que sea menos probable que enferme. Hay que volver a vacunarlo dentro de un mes y, después, cada tres meses. Entre las 15 y 16 semanas, se recomiendan dosis adicionales para las razas más propensas a enfermar.

    También debemos pensar en este tipo de prevención si nuestra perra tiene cachorros. Entonces, unas dos semanas antes del apareamiento debería vacunarse. El énfasis en este tipo de tratamientos es muy importante porque la única forma de disminuir las posibilidades de contraer parvovirosis es vacunándose.

    En cuanto a los cuidados generales, algo que podemos hacer por nuestras mascotas es evitar los lugares con muchos animales cuando esté enfermo, como las exposiciones caninas o los parques. Dado que el virus se propaga a través de las heces de los perros, hay que limpiar siempre lo que deja por ahí y tratar de evitar que huela o se coma las heces de otros animales.

    Te puede interesar

    Etiquetas:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.